5/12/16

Rituales en la mesita de noche

Parece que pasa desapercibida, siempre tan silenciosa y discreta ahí a nuestro lado justo antes de dormir, durante toda la noche y nada más levantarnos... esa que alberga algunos de nuestros mayores secretos, esa que nos permite soltar sobre ella todo lo que nos sobra o nos ofrece todo su apoyo cuando lo necesitamos.

Nuestra mesita de noche



Ya sé que suena un poco tonto, pero me he dado cuenta de que es la que me acompaña cada mañana y cada noche en mis rituales, ¿os los cuento?


Me da los buenos días y me recuerda mis rutinas matutinas

- Es la encargada de despertarme, de desearme suerte y de darme toda la energía y frescura que necesito cada mañana. Siempre tiene algo vivo que ofrecerme porque a primera hora siempre necesito fuerza. Dos respiraciones profundas antes de salir de la cama y un buen estiramiento sobre la alfombra que me recibe nada más poner los pies en el suelo.


Lencería: Passionata

- Guarda mis grandes secretos, tanto en su cajón como en mi agenda que muchas mañanas descansa sobre ella. Algunas noches me dedico a planificar el día, pero otras veces es en la mañana cuando me siento más inspirada para decidir por dónde voy a dirigir mis horas.



Llegada la noche también me acompaña en mis rituales...

- Soy de ducharme por la noche, justo antes de dormir. El ritual de agua caliente, cremas y cuidados hace que poco a poco me vaya relajando. No hay noche que no hidrate mis manos... necesito esa sensación justo antes de dormir.

Reloj y pulsera: Daniel Wellington (15% de descuento utilizando el código Hendayestyle)
Cuaderno: Indi&Cold
Collar: Laia Varela 


- Nunca duermo con los accesorios, siempre me quito todo para dormir, soy de dormir sin ninguna joya puesta, cuanto más libre más tranquila... Perfumada... eso sí, de forma suave.

- Antes de dormir me gusta escribir sobre lo que he vivido durante el día. Lo que he aprendido o lo que puedo mejorar. Escribo sobre mis sueños, mis proyectos y mis deseos, pero también sobre mis dudas, mis miedos y mis errores... Esta nueva práctica me está ayudando mucho.




- Me gusta leer, mucho... y sí, tengo empezados todos estos libros (y alguno más), y dependiendo de mi estado cojo uno u otro, o incluso un rato de un par de ellos. Antes de dormir, después de mi ducha y mis reflexiones...

Nada de móvil en todo este tiempo. Nada de televisión. Sólo silencio, calma y bienestar...

Me gusta la sensación de refugio que encuentro en mi habitación... siento que estamos todos juntos.


Os deseo una feliz semana llena de saltos festivos.

28/11/16

Eres totalmente preciosa

Me ha costado pero por fin lo he visto. Los malos periodos no son más que fases de mejora. Lecciones que nos da la vida de las que tenemos que sacar el mensaje, el aprendizaje. 

Los buenos momentos superan a los malos, pero nos empeñamos en recrearnos en esos momentos más bajos... sin querer darles la vuelta... ahora lo he visto, lo tengo claro.

Cada momento malo que vivimos no es más que una lección que tenemos que aprender, una pista que nos está dando la vida para que trabajemos sobre ese "algo" que nos agota. 

Párate, reflexiona sobre lo que estás viviendo y míralo desde fuera, piensa qué es lo que te está diciendo, no lo dejes pasar como si no estuviera porque ese suceso está puliendo tu camino y si no lo miras de frente, no será más que una parada, una parada en tu vida que no podrás sobrepasar, no te dejará seguir.

Haz lo mismo con tu estilo, con tu cuerpo, míralo de frente y no dejes que nada te impida sentirte bonita, ninguna parte de tu cuerpo, ninguna prenda de vestir deben hacerte sentir parada. Toma distancia y acepta como eres, porque tal y como eres, ERES TOTALMENTE PRECIOSA.








Gorra: Pimkie
Abrigo: Chicwish
Jeans: Bershka
Zapatos: eseOese
Bolso: Box San Sebastián





24/11/16

Y me bajé de los tacones

Erase una vez una chica muy, muy, muy presumida (y lo sigue siendo) que no se bajaba de sus tacones ni para estar en casa. Le estilizaba las piernas, las hacía más largas y delgadas e incluso elevaba sus nalgas! Eran el invento de su vida!
Nacieron sus hijos, y con su cuerpo un tanto deformado, no renunció a sus tacones, ¡volvía a estar estilizada! Y llegaron las tardes de parque y niños corriendo tras las palomas, y madre (en tacones) corriendo tras los niños (y ahora podéis pararos a visualizar la escena y reír un rato)... pero todo era bonito, pelín incómodo pero bonito. Se sentía segura de sí misma viéndose ahí arriba, con esas piernas laaaaargas y delgadas...



Y desperté, y vi que mis piernas eran delgadas (lo de largas lo dejaremos para otra vida) incluso con unas zapatillas, con unas bailarinas o unos zapatos planos de cordones. No tenía por qué subirme a unos tacones para sentirme más fuerte o más segura de mi misma, porque por fin me había aceptado.



RECONOCER, ACEPTAR Y DISFRUTAR.

Éste es mi cuerpo, mi imperfecto y maravilloso cuerpo en el que me siento realmente bien lleve o no lleve tacones. Cuerpo que cuido por imagen pero principalmente por salud, porque es la base sobre la que construyo mi vida.

Y ahora, después de tantos años subida a unos tacones, no os digo que los vaya a desterrar, pero sí os aseguro que he limitado mucho su uso. Claro que en determinados looks me subiré a los tacones (disfrutando de mi estilizada figura con ellos) pero estos últimos meses estoy abonada al calzado plano.



Fan total de las zapatillas casual. Parece que los modelos de hace años están volviendo poco a poco. Las Stan Smith de Adidas, las Converse, las Super Star también de Adidas o el modelo Cortez de Nike que tuve en varios colores hace unos años. Todos ellos parecen haber vuelto con fuerza, y en mi caso, al menos para tener unas Cortez no tendré que ir a ningún outlet de Nike porque aún guardo unas en el fondo del zapatero.



Botines con poco tacón, bailarinas o bluchers, ese es el calzado que estas últimas temporadas estoy comprando. Y si me subo a un tacón, os aseguro que la principal premisa para que llegue hasta mi casa, es que sea cómodo.


Con la de carreras que me habré echado persiguiendo a los peques como un pato mareado todo por mantener una imagen... y ahora, que ya no corro tras ellos, voy cómoda como hacía tiempo.

Las ventajas de conocerse y aceptarse...




21/11/16

Lo importante es ser auténtica

Ser auténtico hoy en día no es tarea fácil. Todo está inventado, nos movemos por modas y corrientes y nos da miedo salirnos y dejar de pertenecer al grupo.

Sin embargo, ser auténtico es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos, buscar en nuestro interior y tener claro qué queremos; buscar en lo más profundo para sacar a flote todo lo que de verdad somos.

Piensa sólo un momento, piensa qué imagen es la que te gustaría proyectar. Guárdala en tu mente. Analízala. Estúdiala. Trabaja sobre ella. Ten claro qué es lo que quieres y a la hora de vestirte cada día, recuerda esa imagen y construye sobre ella. No tienes más que ser fiel a ti misma.

Sentir que vas vestida tal y como te gusta, te da una seguridad extra. Nada de vestir por vestir o sentirte disfrazada. Busca tu punto, tu enfoque y tu luz, de esta forma, siempre brillarás.

(Observación: no tuve más que críticas sobre este look porque era de abuela... el hecho de ser tan yo, de sentirme tan cómoda con él, me hacía sentir auténtica y nada me detuvo a la hora de ponérmelo, es más, me sentía estilosa de verdad. ¿Os suele pasar esto?)









Top: Zara (AW16)
Falda: Molupita
Bolso: Bimba&Lola
Botines: Bimba&Lola
Abrigo: SheIn


14/11/16

Detalles para recibir invitados en tu casa

Me encanta tener gente en casa, supongo que es de herencia porque cuando era pequeña mis padres solían tener invitados y eso siempre queda dentro, hoy es el día que se siguen haciendo comidas llenas de gente en su casa y cómo me gusta llegar a alguna! Tardes de amigos, charlas y risas, cafés, copas y bizcochos, niños jugando y largas sobremesas... Me encanta esa sensación, y por eso me gusta repetirla siempre que puedo. 

Para estas ocasiones también debemos cuidar nuestros looks, son nuestros amigos los que vienen, y no por eso debemos dejar de lado el cómo les recibimos. Si nos ponemos guapas para salir a la calle llena de desconocidos ¿por qué no arreglarnos para esa gente que tanto nos quiere?

Pero la forma de vestirnos para estas ocasiones es algo distinta, lo que prima ante todo es la comodidad, así que os voy a dar unas pautas a seguir en estos días:

1. Ya conocéis mi debilidad por las flores frescas, y el recibir a los invitados con ellas es un bonito detalle. Ya sé que esto no tiene que ver con la ropa, pero no podía dejar de decíroslo. ;-)
Las flores nos ambientan la sala pero si además has perfumado algo la casa, la sensación al entrar es otra. Ese olor a horno terminando de hacer la comida junto con el sutil aroma de tu casa, olor que desprenda una vela o algún perfume de ambiente...



2. Usa ropa cómoda, amplia, con facilidad de movimiento porque te vas a tener que levantar muchas veces! Usar pantalones tipo chino y blusas de algodón son una de las opciones más acertadas. Sobria pero elegante, e insisto, muy cómoda.


 Blusa: Indi&Cold
  Collar: Creme Jewels

3. No abuses del maquillaje, estás en casa y entre amigos, date sólo esos toques imprescindibles con los que ya te sientes una princesa y deja el ojo ahumado para romper por las noches! Tienes que estar preparada para llorar de alegría entre tus amigos sin que se te corra el rimel! 


4. Con respecto a los accesorios, también vamos en la misma línea. Detalles sencillos y cómodos que den luz al look pero sin dificultarnos el trabajo. Nada de llevar anillos tremendos que se nos enganchen en la cocina o un collar que suene a cascabel cada vez que nos levantamos de la mesa. 


4. Zapatos planos, imprescindibles!!! No sería muy lógico terminar agotada por ir en tacones cuarenta veces a la cocina, tú también vas a disfrutar del momento, así que ponte esas bailarinas que usas más en verano porque en casa puedes seguir llevándolas aunque fuera esté diluviando. 


5. Y prepara una mesa bonita, que la gente sonría al entrar porque saben que los estás cuidando. Un bonito mantel, copas, vasos y platos iguales y ¿por qué no? si te da tiempo, cartelitos de bienvenida personalizados (detalle que nunca hago porque a eso ya no llego, pero me encantaría!)

Momentos bonitos junto a gente bonita, que durante esta época del año se repite varias veces, y que siempre acojo con la misma sensación de bienestar. ¿por qué no gustarme el otoño?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...